Nintendo DSCompra Art Style AQUITE DSiW en FNAC
Lanzamiento: · Género: Puzle / Consola Virtual
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Nintendo
Producción:
Precio: 500 puntos
Formato: DSi Ware
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Art Style AQUITE DSiW para Nintendo DS

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Art Style AQUITE DSiW para Nintendo DS

Daniel Escandell · 10/4/2009
Mueve las fichas y no te ahogues con un puzle adictivo como pocos.
GRÁFICOS
-
SONIDO
-
TOTAL
8.5
DIVERSIÓN
-
JUGABILIDAD
-
Versión NDS.

Hay que reconocer que una de las mejores cosas que le ha pasado a WiiWare, en cuanto a conceptos jugables, es la llegada de la serie Art Style. Y si encima uno es aficionado a los puzles, poco más se puede pedir con esta serie de juegos que recuperan la esencia (en ocasiones, tanto jugable como estética) de la inédita en mercados occidentales gama Bit Generation para GBA, una serie de juegos muy sencillitos y de bajo coste que se lanzaron en la recta final de la vida comercial de esa portátil, pero sólo en Japón.

Estaba claro que si habían funcionado en WiiWare, DSiWare iba a ser otro campo por explotar, y aquí tenemos, sin ir más lejos, a Art Style: AQUITE, un título de puzles de esa serie que recupera sus planteamientos más básicos: sencillez visual, estética clara, y una premisa sobre la que se ejecuta el cien por cien del título.

En esencia, estamos ante una variante más del tipo de puzle de juntar tres fichas iguales (desde Puyo Pop hasta Puzzle Challenge, pasando por Panel de Pon y mil nombres más), pero que le da un nuevo giro a esta fórmula combinando rasgos absolutamente tradicionalistas con un planteamiento original. Ante todo, hay que tener en cuenta que su jugabilidad es clásica, en el sentido de que no emplea la pantalla táctil, e incluso la doble pantalla se basa más en ampliar el campo de visión que en otra cosa para mostrar al jugador una enorme columna de fichas. Esta columna sólo tiene un ancho de tres fichas, así que ya tenemos una importante diferencia con respecto a sus posibles competidores y antecedentes.

Nosotros movemos una ficha de, como mínimo, dos bloques (hasta cuatro, en el mayor nivel de dificultad), desplazándolos por los laterales de la pantalla hasta la altura deseada, y luego ahí los colocamos. Eso, claro, mueve hacia arriba los bloques que desplazan para hacer el hueco para esa ficha, y ahí es donde empieza a liarse la cosa. El objetivo, por supuesto, es ir eliminando fichas, y no caer en nuestra propia trampa. Puede parecer difícil, y así es durante unos primeros momentos, al principio de la partida, pero la mecánica funciona una vez la entendemos bien, y la verdad es que suena mucho más extraño explicarlo que hacerlo.