RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
Noticias
Análisis de The Hobbit: Kingdoms of Middle-earth para iPhone
Lanzamiento: · Género: Estrategia · También en: Android
Ficha técnica
Desarrollo: Kabam
Producción:
Distribución: App Store
Precio: Free-to-play
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Comunidad
0 valoraciones
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Compra The Hobbit: Kingdoms of Middle-earth en FNAC
Avances

Análisis

Vídeos

Análisis de The Hobbit: Kingdoms of Middle-earth para iPhone

Hobbits, elfos, enanos, orcos y humanos, se disputarán de nuevo la Tierra Media. Pero esta vez, lo harán en la palma de nuestra mano.

Alberto González · 15/11/2012
Gráficos:
- Jugabilidad:
-
Nota final: 5.9
Sonido:
- Diversión:
-
Al comienzo, el primer paso -elijamos elfos o enanos- será el de construir casas básicas para aumentar nuestra población, granjas para conseguir manejar más recursos y alimentos y cuarteles, necesarios para empezar a encargar tropas y porteadores para que faciliten y garanticen nuestra seguridad y defensa. En The Hobbit: Kingdoms of Middle-Earth, todo tiene un coste, y un tiempo de espera. Si no somos demasiado diestros, puede darse el caso de que agotemos todos nuestros recursos y monedas de oro antes de dar el paso siguiente, obligándonos a esperar una serie de minutos antes de volver a emprender el avance. Lo ideal será habituarnos a una serie de mecánicas de cara a recolectar dinero. La primera, aparte de subir los impuestos ligeramente, es tirar de granjas y plantaciones, y no escatimar a la hora de investigar habilidades especiales -que nos proporcionarán bonificaciones extras y ventajas exclusivas-.

The Hobbit: Kingdoms of Middle-earth

Una vez tengamos un buen nutrido grupo de habitantes en sus casas, de granjas llenas de alimento y de algún que otro soldado, es el momento de empezar a entender las funciones de los héroes, que nos ayudarán como consejeros en la ciudad, y nos echarán un cable con el rendimiento en general de nuestro reinado -Gandalf, Bilbo, Saruman o Radagast son algunos de ellos-, contando, como ya os podéis imaginar, con su propia evolución y experiencia. Entrenarlos y desbloquear sus niveles es un buen método de andar avanzando a pasos agigantados, pese a que nos saldrá por un ojo de la cara. Cada facción -esto es, enanos o elfos- tiene su propio árbol de evolución en cuanto a diseño y construcción, sus propias misiones y tropas, siendo distintos una de otra, obligándonos a conocer por separado a cada raza para conocerlas a fondo.

Eso sí, a efectos prácticos, luego cada raza tiene unos resultados finales muy, muy similares, con lo que toda elección se reduce al aspecto y al tipo de facción con la que tengamos más afinidad. Pese a que la gestión y la estrategia son las principales cuestiones de las que deberemos tomar parte y estar pendiente, de vez en cuando, nos llegarán campanas y trompetas de guerra. Ya sea porque necesitamos expandirnos o acabar con los trasgos que nos atacan, o porque recibamos la molesta visita de algún que otro jugador, deberemos combatir. Los combates y los ejércitos se reducen a un batiburrillo de imágenes y contadores, nada espectacular, pero será necesario que debamos contar las tropas necesarias -especialización como leitmotiv de todo el juego- para no caer a las primeras de cambio y echar por traste todo el progreso conseguido.

A nivel técnico, The Hobbit: Kingdoms of Middle-Earth no es ningún portento. En detalladas dos dimensiones -los escenarios no están nada mal-, y con una interfaz que deja algo que desear, prosigue la senda de otras aplicaciones parecidas, como Kingdoms of Camelot y Arcane Empires, ambos de la misma desarrolladora de esta app, Kabam. Goza de ilustraciones, rostros y personajes oficiales de las películas y libros de Tolkien, con lo que la ambientación es el aspecto que más destaca y prevalece por encima de los demás. El sonido se limita a cumplir su cometido. Eso sí, cuenta con una correcta traducción al castellano, lo que nos ahorrará problemas y quebraderos de cabeza.

The Hobbit: Kingdoms of Middle-earth

Conclusiones finales


The Hobbit: Kingdoms of Middle-Earth es un juego muy largo -siguiendo la tendencia en juegos de corte similar-, que requiere de mucho tiempo -y dinero, si somos impacientes y de impulso rápido-, y que puede ser ideal para disfrutar con amigos y conocidos -Facebook sigue siendo un punto de encuentro base-. Pero no es muy original, y más allá de su ambientación y licencia, no ofrece nada que no hayamos visto antes. Si no has jugado a ningún título parecido, y te apetece algo con sabor a la Tierra Media en tu móvil o tablet, pruébalo, quizás te enganche y acabes jugando algo más que un par de horas. Si en cambio, si vienes con una dilatada experiencia y ya te sabes la cantinela de este tipo de juegos, lo mejor es que pases de largo y sigas buscando el Anillo Único en otro lugar.

AnteriorPrimera 1 2

Síguenos

Últimos análisis de juegos para iPhone