iPhoneCompra Colossatron: Massive World Threat en FNAC
Lanzamiento: · Género: Acción
También en: Android
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Halfbrick
Producción:
Distribución: App Store
Precio: 0,89 €
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Textos: Español
Voces: Inglés
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Colossatron: Massive World Threat para iPhone

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Colossatron: Massive World Threat para iPhone

Alberto González · 15/1/2014
El último de los fenómenos de la App Store nos invita a tomar la forma de una serpiente robótica del espacio exterior con sed de destrucción.
GRÁFICOS
-
SONIDO
-
TOTAL
8
DIVERSIÓN
-
JUGABILIDAD
-
Versión iPhone. También disponible en Android.

Se acabó eso de ser el héroe y defender la Tierra de la invasión o la amenaza de turno. En Colossatron encarnaremos la larga, metálica y extraña figura de una peligrosa serpiente mecánica de origen desconocido, y como única misión y objetivo, destrozaremos todo lo que se nos interponga. El nuevo juego de los creadores de Fruit Ninja y Jetpack Joyride vuelve a apostar por una mecánica pensada para la pantalla táctil de nuestro dispositivo iOS y Android compatible, a fin de hacer más accesible, adictiva y divertida posible la experiencia jugable.

Lo nuevo de los creadores de Fruit Ninja y Jetpack Joyride.
Compartir

Sembrar la destrucción jamás había sido tan divertido

Colossatron: Amenaza Mundial Masiva arranca con el avistamiento de una extraña figura mecánica que se acerca, rauda y veloz a través del espacio. Los medios de televisión no tardan en darle cobertura, desconociendo las intenciones aviesas con las que comenzaremos nuestro aniquilador periplo por la superficie del planeta. En estos primeros minutos, veremos el sistema de juego de la app, que es bastante sencillo, y que se reduce a la combinación de diferentes eslabones mecánicas a nuestro cuerpo, que irá aumentando de tamaño y poder de destrucción en función de nuestras decisiones.

En Colassatron: Amenaza Mundial Masiva deberemos, como robot gigantesco, destrozar tantas ciudades y complejos militares como podamos, recabando dinero en función de nuestro nivel de amenaza y mejorándonos conforme vayamos accediendo a las diferentes piezas. Cada eslabón mecánico de nuestro monstruo gigante, tiene una función y un estilo de ataque, con lo que habrá que ir combinándolos y distribuyéndolos según nuestras necesidades. Cada núcleo tiene un color diferente, y representa una forma de disparo básica -desde ametralladora, a rayo láser, pasando por cañón de gran calibre, etcétera-, que podemos encajar en cualquier posición de la serpiente. Colossatron irá ganando en tamaño y energía con estas adiciones, que pueden ser combinadas a nuestro antojo, para dar a luz nuevas armas e ingenios de destrucción. Combinando los colores sabiamente -algo que al principio de la app mejor sería atribuir al factor suerte debido a la argamasa de disparos y explosiones que nos rodeará-, podemos conseguir mejores eslabones, mucho más mortíferos.

Mientras tanto, estaremos rodeados continuamente de las tropas militares del General Moustache, nuestro enemigo en el juego, que se interpondrá entre nosotros y la destrucción mundial. Las tropas del general son muy molestas, y dado que no podemos marcar el ritmo ni el devenir de la serpiente -Colossatron se mueve de forma automática por el escenario en perspectiva cenital-, será muy probable que nos rodeen a la mínima ocasión. Entre sus filas encontramos tanques de todo tipo, aviones o helicópteros, e incluso, llegado el caso, armas experimentales que nos servirán de duros y concienzudos jefes finales.

Colossatron: Amenaza Mundial Masiva es un juego muy adictivo, ya que nos exigirá permanecer en todo momento atentos a lo que ocurre en pantalla, que no es poco. Hay que tener en cuenta que nos iremos moviendo de un lado a otro de las ciudades y escenarios, sembrando la destrucción y evitando caer abatidos por el incesante fuego de artillería de los militares. Mientras combinamos los eslabones, también habrá que tener en cuenta las partes que estén más deterioradas -que no serán pocas-, para eliminarlas y alejarlas del cuerpo principal antes de que exploten.

Metacritic