PEGI +3
Nintendo 3DSCompra Pullblox eShop en FNAC
Lanzamiento: · Género: Plataformas / Puzle
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Nintendo
Producción:
Distribución: eShop
Precio: 6 €
Jugadores: 1
Formato: eShop
Textos: Español
Voces: -
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Pullblox eShop para Nintendo 3DS

ANÁLISIS

Análisis de Pullblox eShop para Nintendo 3DS

Daniel Escandell · 22/12/2011
Un magnífico puzle lleno de encanto que atrapará al jugador entre sus paneles.
GRÁFICOS
-
SONIDO
-
TOTAL
9
DIVERSIÓN
-
JUGABILIDAD
-
Versión Nintendo 3DS.

Entre todos los juegos de Game Boy y Game Boy Color que van apareciendo en el catálogo descargable de Nintendo 3DS gracias a su Consola Virtual, los nuevos títulos, juegos creados específicamente para la consola, van sumándose poco a poco. Aunque todavía no hay muchos, la verdad, Pullblox es una de esas pequeñas sorpresas que Nintendo presenta de vez en cuando en este ámbito de publicación: juegos comedidos en presupuesto, pero con amplio potencial. No en vano, debemos recordar que la compañía ha impulsado la aparición de algunos juegos increíblemente adictivos a través de la línea de juegos de Art Style, por ejemplo, tanto en DSiWare (y, por tanto, también descargables en Nintendo 3DS) como WiiWare.

Mueve los paneles para liberar a los niños que han quedado aprisionados.
Compartir
HD

Lo que se nos ofrece en Pullblox es casi marca de la casa en el terreno de los juegos para distribución digital: un puzle, firmado por Intelligent Systems (Advance Wars, Fire Emblem, WarioWare…), lleno también de guiños a la historia de la compañía y con cierta pasión por el pixel-art. Nosotros controlaremos a Millo -un personaje un tanto amorfo, pero con tendencia a ser adorable- en un entorno que parece predisponernos a las plataformas, pero que en realidad nos propone surcar los niveles para rescatar a unos pobres niños que se han quedado atrapados en unos muros de bloques (los pullblox). Para poder rescatarlos habrá que tirar y empujar de las láminas que componen esos muros jugando con sus niveles de profundidad.

Eso niveles de profundidad para los paneles son la clave de todo el juego y también la llave que consigue abrir el espectáculo visual dentro de algo tan predispuesto a la sencillez como un título de estas características, pues lo cierto es que gana mucho en pantalla al utilizar la imagen tridimensional que ofrece la portátil de Nintendo.

Los niveles iniciales son muy sencillos, quizás demasiado. Sirven para ir metiéndonos en faena, pero la sensación es que la primera treintena de retos son demasiado simplistas y quizás se podría haber acelerado en este terreno, pero la cuestión es que, cuando despega, lo hace con mucha fuerza y, encima, queda una cantidad ingente de puzles por ir resolviendo. Es tremendamente adictivo y lo que al principio era una sencillez un punto excesiva culmina en una dificultad endiablada pero nunca imposible de superar. En total, con unos 250 puzles, está claro que hay mucho espacio para progresar hacia lo enrevesado y casi malicioso en su diseño. Y eso nos encanta.

El factor positivo de una curva de dificultad tan pausada y suave al principio es que, aunque haga que los veteranos puedan tener alguna duda, consigue plantear la inmensa mayoría de las mecánicas jugables de manera pautada y controlada para que sea de lo más accesible. El resultado es que, cuando ya ha cumplido con todo ese tutorial (que, al fin y al cabo, se supera en unos quince minutos), y empieza a fluir la dificultad, la experiencia es muy satisfactoria.