PEGI +12
Nintendo 3DSCompra Fractured Soul eShop en FNAC
Lanzamiento: · Género: Acción
También en: NDS
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Endgame Studios
Producción:
Distribución: eShop
Precio: 7,99 €
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Textos: Español
Voces: -
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Fractured Soul eShop para Nintendo 3DS

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Fractured Soul eShop para Nintendo 3DS

Sancho Canela · 10/1/2013
Después de mucho tiempo de desarrollo llega a la eShop un juego como los de antes. Ensayo y error, memorizar enemigos y plataformas y superarnos. Arcade puro y duro.
GRÁFICOS
-
SONIDO
-
TOTAL
7.7
DIVERSIÓN
-
JUGABILIDAD
-
Versión Nintendo 3DS. También disponible en Nintendo DS.

La distribución digital se ha convertido en un canal perfecto para lanzar pequeños y no tan pequeños proyectos que de otro modo sería imposible ver en el mercado. Es el caso de este arcade llamado Fractured Soul. Ha costado ver este juego en la calle, pero la espera ha merecido la pena. Después de haber terminado la versión del juego para DS, Endgame Studios decidió no lanzarlo porque consideró que en esa etapa final de la consola el mercado no respondería a un título así. Más tarde se decide hacer un port a 3DS y el resultado es juego que nos ocupa.

Hemos de confesar que la primera impresión no fue buena, en parte porque nos pareció muy sencillo al principio y demasiado austero en cuanto a presentación. De hecho no hay presentación inicial, simplemente empezamos a jugar como un arcade de los de antes. Pero la cosa cambió a los pocos minutos en cuanto vimos la naturaleza real del título. Imaginad que jugamos a una especie Mega Man en nuestra 3DS pero lo que ocurre en la pantalla de arriba y en la de abajo no es lo mismo, de modo que tendremos que ir combinando la acción de una pantalla y otra para poder avanzar y sortear los peligros.

Este es básicamente el concepto de Fractured Soul. Hemos sido olvidados en el espacio profundo, ni siquiera sabemos quién somos, pero lo que sí sabemos es que qué debemos escapar de lo que parece una estación abandonada. Para ello contamos con una habilidad. Es la habilidad de fracturarnos, de modo que somos capaces de cambiar de realidad y cada realidad corresponde a una pantalla de la consola. Al principio todo es bastante sencillo de modo que cuando no podemos avanzar por un sitio la respuesta es obvia en la otra pantalla, como una plataforma intermedia para alcanzar un punto más elevado. Más adelante se va complicando la cosa, convirtiéndose cada fase en algo realmente frenético aunque con una buena curva de dificultad.

Arcade puro

El juego se segmenta en dos partes claramente diferenciadas. Por un lado tenemos las zonas a pie y por otro las de vuelo. Las zonas a pie son las protagonistas absolutas y siguen el esquema de juegos clásicos de acción lateral. Hay un botón para disparar y otro para saltar, una o dos veces, y por último tenemos el botón para cambiar la zona jugable. Siempre estamos activos en una zona y en la otra nuestro personaje se ve como un holograma que imita todo lo que hace el que controlamos, de modo que es totalmente invulnerable a los ataques en su zona, incluso invisible a los enemigos.

Esto significa que si queremos esquivar algún disparo basta con cambiar de zona, pero no siempre será posible sin precipitarnos al vacío, y es el que a lo largo de las fases se juega mucho con este concepto, haciéndonos cambiar varias veces de zona en medio de un salto para esquivar algo y caer en una plataforma por ejemplo. A medida que avanzamos encontramos situaciones cada vez más complejas y con elementos que alteran la realidad en la que nos movemos. De este modo en una zona estamos en el agua y en la otra no y las leyes de la gravedad no afectan a las dos dimensiones por igual. El juego se hace más difícil a medida que avanzamos y es gracias a los puntos de control que son bastante generosos (al principio, luego dejan de serlo tanto) que lograremos superar determinadas zonas.

En las zonas de vuelo también podemos alternar entre una dimensión y otra pero la mecánica es un poco distinta. Cuando estamos en una dimensión (activos en una pantalla) en la otra dimensión somos invulnerables y esto en cierto modo recuerda a los cambios de polaridad de Ikaruga (salvando las distancias claro). Pero la barra de vida es independiente para cada dimensión y se vacía automáticamente cuando no estamos presentes en esa dimensión. Así que se va vaciando la barra de la dimensión donde no estamos y se llena la de la que estamos cuando matamos enemigos. Lo que quiere decir que no podemos descuidar la barra y debemos cambiar de dimensión no sólo para esquivar disparos sino para acabar con enemigos e ir donde más enemigos haya.