PEGI +12
Nintendo 3DSCompra Fire Emblem: Awakening en FNAC
Lanzamiento: · Género: Estrategia / Rol
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Intelligent Systems
Producción:
Distribución: Nintendo
Precio: 44,95 €
Jugadores: 1-2
Formato: Tarjeta
Textos: Español
Voces: Inglés
Online: Sí
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Fire Emblem: Awakening para Nintendo 3DS

ANÁLISIS

Análisis de Fire Emblem: Awakening para Nintendo 3DS

Carlos Leiva · 15/4/2013
La veterana saga de Intelligent Systems regresa con una entrega imprescindible y repleta de novedades. Rol y estrategia de primer nivel para Nintendo 3DS.
GRÁFICOS
8.5
SONIDO
9.5
TOTAL
9.5
DIVERSIÓN
10
JUGABILIDAD
9.5
Versión Nintendo 3DS.

Cualquier fan del rol japonés ya está habituado a los largos retrasos con los que nos llegan (si es que lo hacen) los juegos del género a Occidente, por lo que este año de más que hemos tenido que esperar en Europa para poder disfrutar de Fire Emblem: Awakening probablemente os haya parecido hasta poco a muchos de vosotros. Todo lo bueno siempre se hace de rogar, y considerando la enorme calidad que desprende la nueva obra de Intelligent Systems, la espera ha merecido muchísimo la pena.

El rol estratégico volverá en tan solo unos meses.
Compartir
HD

Una historia clásica en el reino de Ylisse

La historia es uno de los principales pilares de todo buen juego de rol que se precie de serlo, por lo que no os contaremos nada de ella, más allá de que se ambienta en el mismo mundo que Fire Emblem: Shadow Dragon, aunque cientos de años después de la aventura vivida por Marth. Esto da lugar a varias referencias y guiños que captarán rápidamente la atención de cualquier fan de la saga, aunque el resto no tenéis que preocuparos, ya que su argumento es totalmente independiente.

En cuanto al guion en sí, nos ha resultado muy clásico y cuenta con casi todos los elementos habituales del género, como la figura del protagonista amnésico y la eterna guerra entre el bien y el mal. A pesar de ello, es muy disfrutable y tiene momentos realmente memorables, como la batalla final o el capítulo 10 (este último es uno de los mejores de toda la saga) que os animarán a seguir jugando para descubrir lo que ocurrirá a continuación. Precisamente, gran parte de su encanto radica en ese clasicismo que desprende, aunque se echa de menos un argumento con algo más de profundidad, ya que su desarrollo es algo ligero, especialmente si lo comparamos con lo visto en Path of Radiance y Radiant Dawn.

Comentar que hay ciertos momentos en los que el juego nos pide que tomemos una decisión, aunque resulta un poco decepcionante comprobar que estas no tienen ninguna clase de repercusión real (especialmente tras tirarnos casi cinco minutos para escoger una que parecía importantísima para el devenir de la historia) más allá de una o dos frases distintas, a excepción de una que tendremos que tomar al final de la aventura y que condicionará el final que veremos.

En lo que respecta a los personajes, todos ellos tienen una personalidad muy marcada y una forma de ser que los hace únicos y los diferencia del resto. Son carismáticos y nos será fácil empatizar con ellos, aunque hubiéramos preferido que tuvieran un mayor protagonismo en el desarrollo de la historia principal, ya que esta se centra en solo cinco o seis y a menos que usemos al resto podemos llegar incluso a olvidarnos de que existen. En entregas anteriores la voz cantante siempre la llevaban unos pocos, pero el resto de nuestro ejército estaba presente como algo más que simples unidades de combate.

Rol y estrategia de calidad para todos

A nivel jugable, Fire Emblem: Awakening sigue los pasos de sus predecesores, por lo que volvemos a encontrarnos ante un juego de rol y estrategia por turnos en el que tendremos que mover a nuestros personajes por unos mapas divididos en casillas. Existen multitud de clases distintas y cada una de ellas tiene sus propias habilidades, características y estadísticas, por lo que no todas podrán manejar las mismas armas ni serán igual de efectivas en según qué situaciones, además de contar con sus correspondientes puntos débiles y fuertes.