X
También en: PC PS4
FICHA TÉCNICA
Producción: Ubisoft
Distribución: Ubisoft
Precio: 69,99 €
Jugadores: 1
Formato: Blu-ray
Textos: Español
Voces: Español
Online: No
ANÁLISIS

Análisis de South Park: Retaguardia en Peligro para Xbox One

Jorge Cano ·
Los chicos de South Park vuelven a hacer de las suyas con una divertidísima aventura de rol, que si bien no consigue superar al primero, sí que sabe conservar todas sus virtudes.
Versión Xbox One. También disponible en Ordenador y PlayStation 4.

En 2014 los seguidores de South Park, la irreverente serie de animación que este pasado verano ha cumplido 20 años, tuvimos la suerte de disfrutar de South Park: La Vara de la Verdad. Una aventura de rol simplemente genial, que recreaba de manera perfecta todo el espíritu del show de televisión, con sus creadores Trey Parker y Matt Stone totalmente implicados, y con el veterano estudio Obsidian desarrollando un juego repleto de aciertos y encanto. Una de las mejores adaptaciones a videojuego que se ha hecho nunca de una serie de TV o de una película, y que dejó un sabor de boca inmejorable a todos aquellos que le dieron una oportunidad.

Ahora llega su secuela, South Park: Retaguardia en Peligro, que aunque está desarrollado por un estudio diferente, Ubisoft San Francisco, ha sabido mantener todo lo bueno del primero, y es de nuevo una aventura de rol divertidísima. Un juego que consigue con una facilidad pasmosa hacerte reír constantemente, y que además ha sabido incorporar sus propias ideas a la fórmula, como un sistema de combate completamente renovado.

Al igual que el primero, Retaguardia en Peligro conecta perfectamente con la serie de televisión, y es genial ver cómo todo lo que ha ocurrido en los tres últimos años en el show de TV está perfectamente representado en el juego, tanto personajes y escenarios como las principales inquietudes o neuras de sus creadores, Trey Parker y Matt Stone.

Dos bandos de superhéroes están enfrentados en South Park, en una auténtica 'civil war'.

En esta ocasión Cartman, Stan, Kyle, Kenny, Butters y compañía deciden jugar a los superhéroes, en una disparatada trama en la que tienen cabida desde la corrupción policial a los viajes en el tiempo y el tráfico de gatos. El nuevo contexto argumental da pie al juego para reírse de todas las películas y series de Marvel y DC que se han hecho en los últimos años, así como incluir de manera bastante inteligente algunos de los temas recurrentes de las últimas temporadas de la serie, como la identidad de género, el racismo policial, la corrección política o las redes sociales.

Los que seguís esta serie ya sabéis que cualquiera cosa es posible, como que Morgan Freeman sea el dependiente de un restaurante de mexicano, y quien nos enseña a construir objetos.

La historia en líneas generales está peor construida y es menos coherente que la del primer juego, muchas veces vas de aquí para allá sin saber muy bien el motivo, y ciertos tramos se sienten como de relleno. El problema es que es un material que en la serie daría como mucho para un capítulo doble (40 minutos), y aquí se construye un juego de más de 15 horas, así que es normal que no sea capaz de mantener el mismo interés e intensidad a lo largo de todo el relato. Pero argumento aparte, el juego se las apaña para sorprenderte constantemente con nuevas situaciones, a cada cual más disparatada, y con un tramo final simplemente demencial.

Aunque su historia flojee por momentos, nunca lo hace su capacidad para divertir, ya que el mayor halago que podemos hacer de esta aventura es que es entretenidísima de principio a fin, nos lo hemos pasado en grande con ella. Es un placer recorrer las calles de South Park realizando misiones secundarias, resolviendo puzles y avanzar en la trama principal para ver con qué nueva locura nos sorprenden, en un juego que se ríe absolutamente de todo, algo que no estamos demasiado acostumbrados a ver.

Hay un fuerte componente escatológico a lo largo de todo el juego, que actualmente no está presente en la serie de TV, pero que está bien llevado y no molesta, y hasta tiene un significado argumental.

La comedia no es un género muy habitual en los videojuegos, y menos una tan irreverente y gamberra como esta, y eso ya hace que esta aventura merezca la pena. Pero es que además jugablemente es muy divertido, tanto en su parte de exploración y puzles, en la que a veces parece que estamos ante una aventura gráfica, como en su sistema de combate por turnos, uno de los mayores cambios respecto al primero.

Ahora a los combates se ha añadido un nuevo componente estratégico, ya que podemos movernos por el escenario de la batalla, con un suelo divido en casillas. Los diferentes tipos de ataques tienen más o menos alcance, se dirigen en diferentes direcciones, y la disposición de nuestros personajes como de los enemigos en el escenario es algo muy importante, algo que se complica más adelante con la aparición de objetos que sirven de coberturas, entre otras variantes, como zonas del suelo en las que tenemos que evitar situarnos.

El sistema de combate ha cambiado por completo, y aunque sigue siendo por turnos, ahora podemos movernos por el escenario de la batalla, lo que añade un interesante elemento estratégico.

A lo largo del juego vamos desbloqueando diferentes clases de personaje, cada una con sus propias habilidades y ataques especiales, que podemos ir combinando con libertad, y además tenemos una serie de artefactos que podemos ir equipando para aumentar nuestro poder, y que se pueden construir en un nuevo sistema de creación de objetos.

En apariencia, todo el sistema de combate y los elementos de RPG son más profundos y completos, pero a la larga no nos ha parecido que las batallas sean sustancialmente más satisfactorias que en el primero, por culpa de la dificultad, bastante mal equilibrada, y el juego nos ha parecido un paseo incluso jugando en su nivel de dificultad más elevado.

Según avanzados en la aventura vamos desbloqueando nuevas clases de personaje, y nos permiten equipar diferentes habilidades de cada clase, pudiendo confeccionar un personaje a medida.

Al principio tenemos que crear a nuestro personaje, y al elegir el color de la piel el juego nos dice que cuanto más oscura sea la aventura será más difícil. Esto finalmente es poco más que una broma, ya que solo acaba afectando a la cantidad de dinero que conseguimos y a ciertos detalles argumentales. Es al poco de comenzar a combatir cuando nos explicarán que hay tres niveles de dificultad en los combates, que podemos elegir en cualquier momento, y ya os decimos que incluso jugando en el más difícil si eres un jugador habitual de RPG te va a parecer muy fácil, salvo en un par de combates al final del juego.

Los combates del primero imitaban a los de la saga Mario & Luigi de Nintendo (una inspiración admitida por sus creadores), y era muy importante pulsar el botón en el momento adecuado para atacar y defenderte, lo que era bastante entretenido. Ahora esto se ha perdido prácticamente por completo, y lo echamos un poco de menos. Los combates del anterior eran más simples, pero se notaba la veteranía de Obsidian creando RPG, y estaba todo mejor calculado. Aquí hay más posibilidades, pero se nota la inexperiencia de Ubisoft San Francisco, que no saben sacarle todo el provecho.

Hay algunas ideas muy buenas en los combates, como incluir coberturas, objetos explosivos y zonas que no podemos pisar, entre otras sorpresas. Es una pena que casi nunca ofrezcan un reto a la altura, sobre todo si eres un jugador habitual de RPG.

En cualquier caso, sigue siendo bastante entretenido combatir, y está muy bien cómo se las apañan para incluir nuevas ideas o eventos especiales según avanzamos en la aventura, obligándonos a movernos por el escenario a determinadas posiciones si no queremos sufrir cierto daño, o teniendo que llevar a los enemigos a determinados lugares del área de combate para poder vencerles.

Lo que sigue siendo un completo acierto es la parte aventurera, la exploración e interacción con el entorno, con pequeños y abundantes puzles, que nunca son demasiado complicados, pero sí muy entretenidos. En las primeras horas veremos un montón de lugares u objetos que no podemos alcanzar porque no tenemos la habilidad adecuada desbloqueada, y tocará volver cuando la tengamos, lo que es muy satisfactorio.

Descubrir secretos, ir desbloqueando nuevas misiones y explorar cada rinconcito de South Park es de lo mejor de esta aventura, y es curioso cómo a un mapa no demasiado grande (prácticamente el mismo del primer juego aunque con nuevas localizaciones) le sacan tanto partido.

El mapa de South Park es bastante parecido al del primero en cuanto a tamaño, pero da bastante juego.

Retaguardia en Peligro es un poco más largo que La Vara de la Verdad, pero no mucho más, y en 20 horas nos hemos hecho todas las misiones y coleccionables, y el 90% de los logros/trofeos. Una duración que puede ser corta para un RPG, y eso que su historia en varios momentos se nota artificialmente alargada. Quizás deberían haber hecho más hincapié en el endgame, con nuevas misiones y jefes una vez superada la historia principal, ya que no aparece nada nuevo, simplemente lo que te hubieras dejado antes. Eso sí, el Pase de temporada ya está anunciado, con varios DLC en camino.

La absoluta fidelidad visual con la que se recrea la serie de televisión es admirable.

Visualmente es simplemente impecable, no se puede hacer mejor. Si ya el primero nos alucinó al trasladar de manera exacta lo que vemos en la serie de animación, aquí está todavía mejor hecho, con escenarios con más detalles y mejores animaciones, es una auténtica gozada. Y eso que por detrás ha cambiado completamente de motor gráfico (ahora utiliza el Snowdrop, el mismo de The Division y Mario + Rabbids Kingdom Battle, y futuros juegos de Ubisoft).

Y en una gran noticia para el mercado español, esta vez llega a nuestro país con voces en castellano, con el mismo reparto de la serie de televisión, lo que es sin duda muy de agradecer. Es un juego en el que no solo se diáloga en las cinemáticas, y hay constantes voces en la exploración de los escenarios y los combates, y el contar con un doblaje hará la experiencia mucho más agradable a la gran mayoría de los jugadores.

Hay algunos errores en el doblaje, como que un mismo personaje cuente con dos voces diferentes, algo que ocurre varias veces, pero en cualquier caso se agradece el esfuerzo de Ubisoft por doblar al castellano un juego que en un principio va dirigido a un público bastante minoritario, ya que la serie hace mucho que dejó de ser popular en nuestro país. Si sois de los que llevabais disfrutando desde hace muchos años de la serie en versión original, con los propios creadores Trey Parker y Matt Stone poniendo voces a los personajes, algo que es insuperable, no temáis, ya que en el menú de opciones, de manera muy rápida y cómoda, podemos poner las voces en inglés.

Un juego único

South Park: Retaguardia en Peligro nos ha parecido un poquito peor que el primero, al perder su capacidad de sorpresa y contar con una historia peor construida, pero en cualquier caso sigue siendo una aventura tremendamente divertida, y sobre todo única. No hay juegos que apuesten de manera tan decidida por la comedia, con un humor tan irreverente, que no deja títere con cabeza, y esa peculiar mezcla de aventura y rol, que también tiene mucho encanto.

Ya nos pareció casi un milagro que el primero existiera, así que imaginad esta secuela, y ojalá juegos como este puedan tener viabilidad y podamos ver otros similares en un futuro, exclusivamente orientados al público adulto, sin cortarse un pelo. Un rotundo soplo de aire fresco, al proponer algo que ningún otro título ofrece.

Hemos realizado este análisis en su versión de PS4 con un código de descarga que nos ha proporcionado Ubisoft.

NOTA

8.2
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

Es un juego entretenidísimo, no te puedes separar del mando.
Su atrevido humor, que no se pone ningún límite o barrera, hace chistes con todo.
El gran detalle de que haya llegado con voces en castellano.

Puntos negativos

La historia por momentos se siente artificialmente alargada.
Demasiado fácil, la dificultad de los combates no está del todo bien medida.

En resumen

Una aventura RPG divertidísima y única en su género, al apostar por una comedia para adultos, tan gamberra como crítica.