X
También en: PS4 PC
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Ghost Games
Producción: Electronic Arts
Distribución: Electronic Arts
Precio: 69,99 €
Jugadores: 1
Formato: Blu-ray
Textos: Español
Voces: Español
Online: Sí
ANÁLISIS

Análisis de Need for Speed Payback para Xbox One

Juan Rubio ·
Tras una año de descanso, la saga de velocidad vuelve con un juego entretenido que no consigue brillar.
Versión Xbox One. También disponible en PlayStation 4 y Ordenador.

Normalmente, cuando una saga anual se toma un descanso, suele invertir ese tiempo en reinventarse un poco, en introducir novedades notables para volver a atraer a sus seguidores. Un ejemplo de ello es Assassin’s Creed, que tras un año de reposo ha vuelto con una entrega que está siendo más que satisfactoria para sus jugadores. Need for Speed hizo lo propio, rompiendo su habitual lanzamiento anual, aunque los resultados de esta hibernación no nos han parecido tan destacables.

On the road again

Need for Speed Payback es un juego arcade de conducción en mundo abierto, donde ahora contamos con una mayor carga narrativa, gracias a la cual descubrimos una historia de venganza que nos llevará por una ciudad inspirada por Nevada, en Estados Unidos. Las bases jugables siguen siendo las mismas que Criterion Games inspiró en su día con Burnout Paradise, bases que, para bien o para mal, no han cambiado en los últimos casi 10 años.

La variedad de escenarios es uno de los aspectos más destacables de ‘Payback’.

La principal novedad de este título es una serie de misiones guiadas, con scripts, y generalmente, con un propósito diferente al de ganar una carrera, pero siempre bastante espectaculares. Un ejemplo perfecto es la misión con la que el juego se anunció, en la que vemos cómo varios de los protagonistas colaboran para robar un coche de un camión en movimiento. Por desgracia, estas misiones son bastante escasas.

Romper vallas publicitarias es una de las pruebas repartidas por todo el mapa.

El resto de Need for Speed Payback se desarrolla con normalidad. Carreras del punto A al punto B, minipruebas repartidas por el mapa –superar la velocidad del radar, realizar un salto, romper vallas publicitarias...– y algún que otro nuevo desafío. Uno de ellos es el buscar coches para el desguace y repararlos, algo que los fans de Forza Horizon ya conocerán. También vuelven los takedowns, guiño para los amantes de Burnout.

El problema es que prácticamente ningún aspecto del juego es sobresaliente, y cuando llevamos casi una década con la misma fórmula, tienes que hacer algo muy bueno o muy sorprendente para mantener al jugador enganchado. No hay nada mal hecho, y sigue siendo un juego entretenido, pero en una saga como esta, y tras un año, esperamos algo que de verdad suponga un salto de calidad.

De hecho, hay cosas que no nos han parecido que estén bien resueltas. Por ejemplo, al buscar los coches para el desguace, recibimos una indicación sobre en qué parte de mapa están, y tenemos que ir a esa zona a buscarlo. Bien, pues nos vamos a encontrar con más de una pared invisible bloqueándonos un camino perfectamente obvio, simplemente porque ése no es el camino que los desarrolladores eligieron para llegar hasta el coche.

Volver a correr de día es algo que agradecemos, aunque enseña las carencias del apartado técnico.

Son pequeñas cosas que hacen la experiencia un poco más frustrante, y no ayudan a disfrutar de un título que tiene una buena base, pero que necesita o una renovación profunda o una calidad mucho más alta. De todos modos, queremos hacer hincapié en que te pones a jugar y entretiene, y sigue siendo divertido conducir, mejorar nuestro coche, etcétera.

El contenido habitual

Need for Speed Payback nos ofrece un extenso mapa, una extensa lista de coches, una extensa lista de pruebas y una extensa lista de opciones de personalización para nuestros coches. No es un juego abrumador, pero sí con bastante contenido. Tenemos diferentes tipos de pruebas que requerirán diferentes tipos de vehículos –derrape, todoterreno, aceleración...–, y podremos cambiarlos cómodamente antes de empezar cada prueba, sin tener que volver al garaje.

Ahora se acentúa la mejora de nuestro vehículo, animándonos a repetir algunas carreras y comprar piezas para estar "a la altura", sobre todo si jugamos en difícil. No es tampoco ningún problema, ya que siempre hay multitud de opciones para subir de nivel y conseguir dinero. Hay también un sistema adicional de mejoras un tanto curioso: aparte de comprar mejoras, podemos participar en una sencilla tragaperras con las que conseguirlas, todo con dinero del juego.

Esto no quiere decir que no haya microtransacciones y loot boxes, que las hay. Las loot boxes pueden conseguirse jugando o pagando, aunque nos parecen totalmente prescindibles y podemos jugar perfectamente sin ellas. Pero bueno, ahí están.

Contamos con una buena variedad de coches, divididos en diferentes categorías de conducción.

No creemos que sea el Need for Speed más grande hasta el momento, ya que la historia se puede completar en unas 20 horas –nuestra referencia jugando en difícil–, pero hacerlo todo sí que puede llevar mucho más tiempo. Aparte, tiene la opción de jugar a través de internet, con partidas clasificatorias e informales. Por cierto, ahora no hace falta estar online constantemente, y se puede pausar el juego en cualquier momento. Esto le quita la gracia de ver a otros corredores en nuestra partida, pero es un sacrificio comprensible. Como nota, pasar del modo online al offline lleva muchísimo tiempo, algo que nos ha chocado cuando en otros juegos de carreras la propia compañía era algo automático.

Un paso adelante que parece un paso atrás

Gráficamente, Need for Speed Payback es un paso adelante que parece un paso atrás. Nos explicamos. El anterior Need for Speed era un juego muy "tramposo", que transcurría siempre de noche (o casi), con el suelo mojado, con efectos de distorsión, aberración cromática y demás para ofrecer un resultado bastante espectacular. Este nuevo título es mucho más "limpio", y aunque probablemente sea mejor técnicamente, el resultado final nos parece que está por detrás.

El modo foto es un poco limitado, pero menos es nada.

Visualmente, consigue sorprender a veces, pero poco más. Como veis en las imágenes, es un título que cumple, pero no es una bestialidad técnica que justifique problemas como el popping que muestra. Aparte, hay pequeños detalles que afean el conjunto, como secuencias en las que nos muestran a los personajes hablando sin el menor atisbo de mover la boca. Que no hace falta captura de movimiento para una secuencia con los personajes dentro del coche, pero si nos enseñáis la cara, qué menos que que muevan la boca.

Como es habitual, nos llega traducido y doblado, con voces que cumplen su papel –algunas mejores que otras– y que nos permiten jugar seguir la acción sin tener que apartar la vista de la carretera, algo que siempre es de agradecer. No falta tampoco la banda sonora, tanto con temas licenciados como propios. Eso hace que tengamos temas perfectamente medidos para la carrera, como otros que simplemente acompañan, pero es un apartado que en general cumple bastante bien.

Un buen juego que podría haber sido mejor

Need for Speed Payback es un buen juego, que sabe entretener porque la fórmula de Criterion en la que se basa sigue funcionando. Pero también es un juego que parece hecho sin mayor propósito que llegar a tiempo para las navidades, y cuya única novedad –las carreras guiadas o scriptadas– se pierden entre todo el contenido que estamos ya hartos de jugar en otras entregas de la saga.

Obviamente, si hace dos años que no jugáis a Need for Speed, es posible que cojáis Payback con ganas, pero lejos de aprovechar este descanso para renovarse os vais a encontrar más de lo mismo, y encima sin sobresalir en nada. Sí, sigue siendo divertido, pero creemos que la saga necesita una profunda renovación ya sea para introducir nuevas ideas o para ofrecer una entrega que sobresalga en todos y cada uno de sus aspectos.

Hemos realizado este análisis en PS4 Pro con un código de descarga que nos ha proporcionado Electronic Arts.

NOTA

7
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

Sigue siendo un arcade de conducción muy entretenido.
Algunas misiones ‘scriptadas’ son muy espectaculares...

Puntos negativos

...pero llegan con cuentagotas.
Ninguna novedad real destacable.

En resumen

Un juego de carreras entretenido, con buenos momentos muy puntuales, pero que no consigue destacar en ningún aspecto.