X
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: 10tons Ltd
Producción: 10tons Ltd
Distribución: Xbox Store
Precio: 14,99 €
Jugadores: 1-2
Formato: Descarga
Textos: Inglés
Voces: Inglés
Online: No
ANÁLISIS

Análisis de JYDGE para Xbox One

Ramón Varela ·
Acción futurista, criminales y un montón de munición lista para descargar. Así es el nuevo 'shooter' de 10tons.
Versión Xbox One. También disponible en Ordenador, PlayStation 4 y Nintendo Switch.

El equipo de 10tons le ha pillado el gusto a los juegos de acción de "dos palancas". Después de Time Recoil y Neon Chrome ahora nos llega Jydge. Cada uno de estos juegos tiene sus particularidades, por ejemplo el primero –y este Jydge- utilizan mapas diseñados por los desarrolladores, mientras que Neon Chrome utilizaba fases generadas aleatoriamente. También enfocan su ritmo de juego de manera diferente.

Lo que no cambia con Jydge son la vista cenital y los tiros, muchos tiros. Además vuelve a apostar por el ambiente de ciencia ficción, un poco al estilo de los años 80 –hyperviolencia, fases nocturnas, mucho neón- con un protagonista e historia que está a medio camino entre el Juez Dredd y Robocop. Como podrás imaginar, eres la ley, juez y verdugo todo en uno, capaz de resolver secuestros y atracos por tu cuenta contra decenas de tipos armados hasta los dientes. No hay negociación posible, aquí importa ser de gatillo rápido.

Los títulos de 10tons –y Jydge no lo es menos- tiene mucho de arcade, pero no es la acción frenética de Housemarque o el reciente Ruiner, y tampoco la estrategia milimétrica de un Hotline Miami donde aprecias tu vida por encima de todo; se sitúa en un punto intermedio, donde los pasillos y obstáculos no te permiten una libertad de movimientos total pero puedes jugar de manera más ofensiva que en la saga de Dennaton Games.

¡Yo soy la ley! Nuestro protagonista, como el Juez Dredd, impone su castigo sobre la marcha.

Por una parte el juego destaca en la gran personalización de nuestro agente, en sus características y su arma. En cuanto a él tenemos varias casillas de configuración para ampliar su resistencia al fuego, a mejorar la salud de los rehenes o la suya propia, u otras ventajas de cara al combate, como un dron de acompañamiento y un rayo eléctrico que actúa automáticamente a corta distancia. Hay muchas opciones y combinaciones, así que puedes evolucionar al protagonista para que aguante más impactos, que sea extremadamente letal o un poco de todo.

La pistola también recibe sus mejoras, con ataque secundario y múltiples tipos de munición. Aquí podemos encontrar alternativas a nuestra ráfaga estándar, como tiros más dañinos o que abarcan más área –estilo escopeta-, pero se compensa con cadencia o capacidad de balas menores, o más tiempo de recarga. La munición es infinita para el arma principal, pero es importante no quedar en medio de un tiroteo cambiando de cartucho. Después de superar el primer grupo de misiones dispondrás de varias modificaciones listas para comprar con el dinero conseguido.

Podrás configurar a tu personaje y su pistola con mejoras. Hay muchísimas para comprar.

El progreso es bastante clásico: una serie de misiones -aproximadamente 20- con tres objetivos. Para avanzar necesitarás ir consiguiendo un mínimo de medallas, por lo tanto puedes dejar alguna misión que te sea difícil, pero es recomendable repetirlas para conseguir más dinero –mejorar, en definitiva- y lograr más para abrir el resto de fases. No es necesario hacer los tres objetivos en la misma partida.

¿En qué consisten estos requisitos? Depende de cada caso. Hay misiones de rescate, con civiles que debes salvar y el peligro es que puedan recibir algún disparo fortuito. O quizás sea eliminar a un rival especialmente duro, o incluso un jefe, eliminar a todos los enemigos, encontrar todas las cajas de recursos, no recibir daño o hacer la misión en un tiempo reducido. Como decimos, no hace falta superar todo a la vez, de hecho es imposible cuando se pide superar una fase en 20 segundos, lo cual beneficia a la rejugabilidad.

Cada misión tiene tres objetivos. Es poco probable que consigas todos a la primera, así que tendrás que repetir.

A diferencia de Neon Chrome, los niveles de Jydge son bastante breves cuando sabes qué hacer. Esto ayuda a que la muerte no sea un castigo doloroso, puedes repetir una misma fase constantemente para pulir tu táctica. Pero si lo que quieres es precisamente más dificultad, también hay ajustes que te lo pondrán más complicado –con tres nuevos objetivos-. Jydge no es un juego extremadamente difícil y creemos que no hace falta tener demasiada experiencia para disfrutar de su jugabilidad.

El control es el clásico de los twin shooter, desplazamiento y apuntado independiente. Hay ataque a corta distancia, aunque su rango de acción no lo hace tan práctico como en otros juegos donde resulta especialmente efectivo. La velocidad de desplazamiento se puede antojar un poco lenta, pero no lo es si tenemos en cuenta que los mapas suelen ser pequeños y las habitaciones reducidas. Consiste más en utilizar la decoración como parapeto que en esquivar las balas con carreras.

Podrás abrir boquetes en paredes disparando a ciertos barriles.

Es interesante ser el primero en actuar: si sorprendes a un enemigo, tus disparos serán más letales. El mapa, por cierto, es interactivo, y al igual que Neon Chrome podrás destruir muros con explosivos para atravesar algunas paredes. Puedes hacerlo para abrir atajos o dar rodeos a zonas que se encuentran bloqueadas –necesitan un pase especial-.

Jydge es un juego notable para fans del género, pero sufre algunos problemas que impiden que destaque más en esta temática. Por un lado, la inteligencia artificial de los rivales es muy floja, y muestra incoherencias en lo que pueden ver –desde buena distancia- o escuchar –son bastante sordos-. Un enemigo te puede perseguir de una esquina a otra del mapa si te mantiene a la vista, pero al mínimo suelen olvidarte rápido y te da por perdido. Si lo tomamos como un juego arcade –que es nuestra opinión- son poco agresivos, y si queremos jugar con un poco de sigilo, la IA falla mucho.

El otro apartado que no da la talla es el audiovisual. Últimamente hay juegos independientes de este estilo muchísimo más espectaculares, sea por efectos de partículas, iluminación o diseño artístico. Jydge es muy genérico, técnicamente como Neon Chrome pero sin el toque extremadamente futurista. Si lo comparamos con Alienation, Nex Machina o Ruiner, el juego de 10tons está claramente varios escalones por debajo.

La banda sonora tampoco destaca demasiado –a excepción de algunos temas un poco cañeros-, cuando el género suele cuidar mucho la música. Neon Chrome era más redondo en este sentido. E igual de importante –y descuidado- son los efectos de sonido, un poco pobres e incluso su diseño no parece acertado. Los objetos cuando se rompen suenan siempre igual, y las armas carecen de la contundencia de su competencia. En ningún momento vamos a exigir a 10tons valores de superproducción, pero estos fallos afean el resultado final.

Conclusiones

Con sus virtudes y algunos defectos propios de una producción pequeña –incluso dentro de los juegos independientes-, Jydge es un juego de acción sólido, nada original, pero muy divertido y adaptable a nuestra manera de jugar. Ya sea gracias al cooperativo local o los cambios en nuestro personaje, podrás exprimir cada misión de muchas maneras.

En resumen, una buena opción para fans del género. No la mejor ni la más memorable que puedas encontrar hoy día, pero suficiente para saciar tus ansias de disparar primero y preguntar después.

Hemos realizado este análisis en su versión de PS4 con un código de descarga que nos ha proporcionado 10tons.

NOTA

7.7
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

Muy rejugable.
Muchas opciones de personalización.
Cooperativo local.

Puntos negativos

Visualmente no es muy llamativo.
La música y el sonido, por debajo de la media.
Pocas misiones.

En resumen

Otro juego de acción de dos palancas, muy entretenido y rejugable, pero algo corto y con pocas novedades salvo su alta personalización del protagonista.