También en: PC XBOne
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Reikon Games
Producción: Devolver Digital
Distribución: PlayStation Network
Precio: 19,99 €
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Textos: Español
Voces: No
Online: No
ANÁLISIS

Análisis de Ruiner para PS4

Enrique García ·
Acción cuerpo a cuerpo y disparos en un turbio mundo futurista donde descargar la adrenalina sin complicaciones.
Versión PS4. También disponible en Xbox One y Ordenador.

Los juegos de acción con dificultad elevada y perspectiva cenital son un subgénero en sí mismos. Hemos visto cómo este tipo de títulos comenzaban a destacar a partir de la explosión provocada por Hotline Miami, nombre con suficiente personalidad dentro del género y camino seguido por otros estudios como inspiración. La desarrolladora Reikon Games y la editora de juegos independientes Devolver Digital se alían para el lanzamiento de Ruiner, otro intento más por colarse dentro de este género de los disparos y los golpes de bate contra hordas de enemigos que nos impiden el paso.

Ruiner es precisamente eso: un viaje por un mundo futurista turbio donde nuestro protagonista tiene que cumplir una misión. Nos metemos en la piel de una suerte de hombre atrapado en la tecnología y las conexiones que viste chaqueta de cuero, casco con una pantalla a lo Daft Punk y cualquier arma que se eche a las manos. Desde la distancia recibimos órdenes de una hacker que nos insta a seguir dejando cadáveres a nuestro paso hasta que consigamos nuestro objetivo: liberar a nuestro hermano desaparecido.

Ella es nuestra compañera y aliada, una hacker sin escrúpulos.

Ruiner es psicodelia, futuro decrépito y adicción a la tecnología. Es todo lo que la sociedad actual no debe ser en el futuro: guetos sociales, adictos a los cables recorriendo calles oscuras y una fuerte fobia a ser hackeado. Nadie se fía de nadie en esta sociedad creada por el estudio polaco que fue fundado en 2014 y que cuenta en su plantilla con profesionales que han trabajado en proyectos tan dispares The Witcher o This War of Mine. Las calles de Rengkok, ciudad futurista con tintes asiáticos creada para el título, actúan como conector entre las diferentes áreas que visitaremos para destapar la trama.

Suele suceder en este tipo de juegos que la cara narrativa queda en un segundo o tercer plano, algo que por suerte no ha seguido Ruiner, que sin tener una trama brillante, cuida los detalles de su guión, presenta correctamente a los personajes y adorna nuestro viaje con los elementos justos para que creamos en el mundo virtual que estamos visitando. No solo se trata de matar a los enemigos, sino de hacerlo con las ganas de descubrir los porqués de la matanza. La historia de Ruiner es la de su protagonista, pero también la de todos los personajes secundarios que nos cruzamos durante el viaje.

Los combates contra los jefes nos harán pensar estrategias.

En lo visual, Ruiner hace uso del Unreal Engine 4 de Epic Games y funciona a la perfección en su cara estética. La utilización del motor traslada con acierto esta ambientación futurista de una manera realista y con bastante personalidad. No estamos ante diseños genéricos de enemigos, sino ante creaciones que se ajustan a cada zona que visitamos y que pese a ser clichés de un mundo cibernético y punk (frikis con crestas, robots asesinos, etc.) cuentan con personalidad propia gracias al trabajo de los artistas de Reikon Games. Lo mismo sucede con los jefes de nivel que nos cruzaremos. Un gran trabajo por parte de este joven estudio que demuestra su gran experiencia.

El acabado sonoro de Ruiner también acompaña a este universo futurista y lo hace de una manera notable. La música que escuchamos mientras estamos exterminando enemigos crea adicción y contribuye a sincronizar nuestra mente con lo que se ve en pantalla aunque sin llegar al nivel de sinestesia de la selección musical de Hotline Miami por una mera cuestión de número. Culpables de ello son la notas de DJ Alina y el compositor japonés Susumu Hirasawa, entre otros. Teclados, sintetizadores y vacíos sonoros nos brindan el contexto auditivo idóneo para romper todo lo que nos rodea y seguir jugando una y otra vez con cada una de nuestras muertes.

Convencidos por los detalles más técnicos de Ruiner, ¿cómo se comporta en el terreno jugable? Las normas son simples y a la par complejas. Cada una de las misiones (niveles) que se nos presentarán nos harán avanzar de manera lineal en la trama. Llegamos a un territorio, aparecen barreras y se nos invita a acabar con todos los enemigos para pasar a la siguiente zona donde, de nuevo, tendremos que enfrentarnos a otra remesa de enemigos. Cada nivel transcurre en un espacio diferente (suburbios, la factoría, etc) con una duración total que varía en función del nivel de dificultad y nuestra habilidad.

Organizar las habilidades es indispensable para tener éxito.

Completar la trama de Ruiner puede ocuparnos entre cinco y ocho horas dependiendo de nuestra paciencia. Es un juego difícil, pero no imposible. Requiere ser habilidosos, algo común en el género, pero también jugar con cabeza. Este toque táctico lo ponen las habilidades. Nuestro personaje sube niveles con la experiencia obtenida al abrir cajas y matar enemigos, y desbloquea puntos de habilidad que podremos ir distribuyendo en diferentes ramas según consideremos más oportuno.

Cada una de las ramas cuenta con varios niveles que mejoran la habilidad en cuestión, así que podemos evolucionar al protagonista para que, por ejemplo, tenga mayor velocidad, resistencia de escudo o fuerza con armas cuerpo a cuerpo. La clave está en que no todas las habilidades son idóneas para enfrentarnos a todas las situaciones (especialmente contra los jefes), por lo que tendremos que ir cambiando la ‘build’ de nuestro personaje redistribuyendo puntos de habilidad para resistir. Para dejarlo a vuestra experiencia, el único ejemplo que pondremos es el más obvio: aumentar la resistencia del escudo nos ayuda a soportar ataques sostenidos durante más tiempo.

El elenco de armas disponibles también ayuda a cumplir nuestro objetivo. Contamos con un arsenal de armamento futurista idóneo para usar y tirar. Recogemos un arma arrojada por un enemigo fallecido, gastamos la munición y vuelta a empezar. No solo podremos disparar: también tenemos armas cuerpo a cuerpo y son fundamentales. Quizás demasiado. En nuestras partidas hemos notado que las armas cuerpo a cuerpo (katanas, bates ignífugos, etc.) funcionan excesivamente bien contra los enemigos, por lo que prácticamente nos olvidamos de pegar tiros y resolvemos las situaciones a palos. Un mejor equilibrio entre armas de fuego y ‘melee’ habría venido bien.

Las armas de fuego nos permiten avanzar por pasillos cerrados.

Decíamos en líneas anteriores que la dificultad es apropiada y en efecto así es, pero eso no evita que en ocasiones puntuales ciertas decisiones de diseño terminen obligando a tener que repetir enfrentamientos más veces de las necesarias. Por suerte no es un fallo grave ni frecuente, así que la experiencia de juego no se resiente demasiado. Ruiner es un título divertido de jugar y con suficientes alicientes como para no quedar empañado por estas cuestiones de menor rango aunque estén ahí. Todo se compensa cuando nos encontramos con alguna mecánica de juego esporádica que nos hace enfrentarnos a los combates de otra forma que va más allá de pegar tiros en todas las direcciones.

Conclusión

Reikon Games y Devolver Digital han realizado un buen trabajo con Ruiner, un juego de acción frenética para los adictos de este género que es capaz de atraparnos durante un buen surtido de horas en relación a lo que cuesta (19,99 euros). La esencia de este título es matar todo lo que se menea y nos hace oposición en la pantalla, pero el jugador tiene capacidad para dotar de elegancia sus movimientos usando las habilidades, que dan variedad a la acción y son personalizables. A pesar de no tener una duración muy elevada, Ruiner apuesta por añadir a la acción una capa narrativa que no suele ser común en estos "mata-mata", por lo que la aventura resulta interesante.

Hemos realizado este análisis en su versión de PC con un código de descarga que nos ha proporcionado Cosmocover.

NOTA

8.2
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

La presentación de su estética.
La evolución del personaje.
La selección musical.

Puntos negativos

El cuerpo a cuerpo se come las balas.
Alguna decisión de diseño menor cuestionable.

En resumen

Un juego de acción equilibrado y con personalidad, que encaja a la perfección en el perfil del jugador que busca retos dentro del género.