X
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Spike Chunsoft
Producción: Spike Chunsoft
Distribución: Bandai Namco
Precio: 59,99 €
Jugadores: 1
Formato: Blu-ray
Textos: Inglés
Voces: Inglés/Japonés
Online: No
ANÁLISIS

Análisis de Danganronpa V3: Killing Harmony para PS4

Ramón Varela ·
Más misterios, engaños y crímenes en el regreso de Danganronpa por la puerta grande a la novela visual con puzles.
Versión PS4. También disponible en Ordenador y PSVITA.

No hay nadie mejor que Monokuma para acabar con la armonía de un grupo de estudiantes. Si después de dos juegos principales, animes y un spin-off no ha quedado claro, ahora tenemos Danganronpa V3: Killing Harmony, una nueva novela visual con puzles y misterio dispuesta a mostrar que la crueldad de este robot no tiene fin.

Después del shooter Ultra Despair Girls, un tanto curioso pero no demasiado llamativo para jugadores que no sean auténticos fans de la serie, Spike Chunsoft regresa al desarrollo tradicional que tanto nos ha gustado de Danganronpa. Superado el terror en la paradisiaca isla de Danganronpa 2: Goodbye Despair, Killing Harmony nos devuelve a la claustrofobia del primer Danganronpa: Trigger Happy Havoc. O casi, puesto que además del instituto podremos explorar un poco sus alrededores.

Tus nuevos compañeros en esta aventura. Pero cuidado, hay asesinos en potencia entre ellos.

El punto de partida no nos debería sorprender. 16 jóvenes con algún talento sobresaliente se despiertan prisioneros en un edificio de aspecto abandonado –la vegetación empieza a brotar del suelo- y nadie recuerda mucho que ha sucedido. Tras las presentaciones se revela el macabro juego: los participantes deben matar a un compañero sin ser descubiertos. El resto del grupo buscará las pistas y debatirá para descubrir al asesino, si aciertan correctamente recibirá un castigo mortal y el resto podrá respirar tranquilamente… hasta que surja un nuevo asesinato. Si el juicio falla al nombrar al culpable, todos mueren excepto el asesino.

Esta y otras reglas de Killing Harmony son comunes al resto de Danganronpa principales, y como en aquellos, los personajes se mostrarán incapaces de matar a un amigo. ¿Quién lo haría? ¿La fanática del cosplay? ¿El robot? ¿La experta en Aikido? Pero Monokuma –y unos acólitos a su imagen y semejanza- se encargarán de poner los suficientes incentivos para que salte la chispa y alguien cobre su primera víctima. Cualquiera podrá ser un homicida con la debida motivación.

La parte de novela visual consiste en conocer mejor a los personajes, explorar y seguir el progreso de la historia.

El juego se divide en dos fases principales, la parte de novela visual y los debates. En la primera tenemos lo habitual en Danganronpa: explorar las clases y exteriores, charlar con los jóvenes –conocer más su personalidad, manías, etc.- y mejorar nuestra relación con ellos. Como buena visual novel tenemos horas de lectura y navegación por los pasillos, algo obvio en el género, pero que puede desesperar a algunos jugadores novatos. De hecho este Danganronpa es largo, incluso más que los anteriores –y no sólo la narrativa, también durante los juicios extienden su duración-.

Es difícil profundizar mucho sobre los personajes y los sorprendentes momentos del juego sin entrar en el terreno del spoiler, y no lo haremos, pero sí podemos decir que, una vez más, los personajes están basados en estereotipos –algunos muy similares a pasados protagonistas de la saga-, pero siempre con alguna excentricidad. Puede ser la inventora malhablada, el grandullón amante de los insectos o el líder de una sociedad secreta.

Parte de la gracia de Danganronpa es que te presenta a un chico extraño con toda la pinta de ser sospechoso, pero el asesinato lo cometerá quien menos te lo esperas. Es el "efecto Juego de Tronos", te vas a encariñar con muchos personajes que morirán como víctimas o verdugos. Además no son todo lo planos que aparentan, cada uno tiene un trasfondo que descubrir y el impacto de este macabro juego cambiará sus vidas.

A diferencia del primer Danganronpa, no todo transcurre entre los muros del edificio.

Aunque la historia es en principio bastante independiente de otros juegos, sí es recomendable tener fresca la información de la saga –juegos y anime- para conocer todas las referencias que se pueden hacer a acontecimientos pasados. Y en cualquier caso os recomendamos probar como mínimo los dos primeros Danganronpa por su calidad, que son de lo mejor del género.

No muchas novedades en el apartado de tiempo libre, aunque el juego ahora tiene algunas mejoras que actualizan la fórmula clásica. El control incluye una opción de control más cómodo y similar a los FPS, y podemos interactuar con el decorado disparando a objetos para encontrar monedas Monokuma, las utilizadas en la compra de regalos. Los gráficos ya han sido preparados para la alta definición –a diferencia de Danganronpa 1&2 Reload- y los escenarios tridimensionales presentan más detalle. Por supuesto no ha perdido su estilo característico en la interfaz o la combinación de siluetas 2D con fondos 3D.

Tres conversaciones simultáneas. Presta atención quién miente o no se ajusta a la realidad.

Una vez se comete el asesinato debemos recoger las pistas que nos ayuden a sospechar o descartar personajes. Pero las vidas de todos los personajes están en peligro, así que no basta con tener una ligera idea de quién pudo ser el culpable, hay que demostrarlo con pruebas y recrear el homicidio paso a paso. Y ya os lo advertimos: Danganronpa es conocido por sus sorprendentes giros, en ocasiones tremendamente retorcidos, y aquí incluso el primer caso te dejará con los ojos como platos. Los desarrolladores han sido muy inteligentes dejando pistas confusas para que te equivoques en tu predicción.

Estos debates consisten una vez más en disparar "balas de la verdad" –una serie de pruebas que hemos recogido- en frases del resto de participantes. Alguien puede acusar a otro compañero pero sabes que es imposible por una coartada sólida, entonces la disparas en el momento preciso y lo demuestras. Esta es la base general de los juicios, aunque Spike Chunsoft ha ido añadiendo nuevas reglas en cada juego para que el diálogo sea más dinámico y cambie la manera de jugar, como los duelos o la introducción de minijuegos.

Un nuevo tipo de debate enfrenta a los jóvenes en dos equipos, que exponen sus teorías cara a cara.

En Killing Harmony se suman más mecánicas, una de ellas un tanto curiosa: disparar mentiras. En lugar de disparar una "verdad", mentimos conscientemente para forzar la dirección del debate o que el culpable cometa un desliz. Los Debate Scrum en cambio son enfrentamientos entre el grupo, en dos bandos, cada uno refutando opiniones de los otros personajes. A veces la pantalla se divide en viñetas y escuchamos tres conversaciones simultáneamente, y nuestro objetivo es prestar atención al argumento más débil. Si es tu primer Danganronpa la terminología y reglas cambiantes te intimidarán al principio, pero todo se hará más natural según se progresa.

Como ayuda para las escenas de discusión hay una serie de mejoras para personalizar. Se pueden comprar ayudas en la velocidad del cursor o para suavizar algún tipo concreto de reto. Hay muchas combinaciones posibles que te facilitan aquello que se te da peor de los juicios.

El inglés es imprescindible para la propia jugabilidad -resolver puzles y debates-.

Hablando de minijuegos, y para compensar en cierta manera que este tipo de novelas visuales con puzles no son muy rejugables una vez conoces las soluciones, incluye modos extra una vez has completado la campaña principal. Encontramos un equivalente a School Mode o Island Mode de pasados juegos, un coleccionable de cartas, un RPG y un juego de tablero.

Por supuesto, nos llega con textos en inglés –voces en inglés y japonés-. Este es probablemente el único punto negativo de importancia podemos achacar a Killing Harmony y al resto de la saga en general. Se puede discrepar sobre el carisma del grupo, la integración de algunos minijuegos –el musical nos parece que no encaja mucho con la temática de Danganronpa- o la resolución de algún asesinato, pero el idioma tiene tanto peso que directamente supondrá que algunos jugadores lo puedan disfrutar y otros no.

Visualmente derrocha carisma y los escenarios 3D han mejorado en detalle. El juego no necesita mucho más.

En este caso no basta con chapurrear el inglés y entender de pasada frases sueltas en los diálogos. En los juicios hay que demostrar que comprendes el razonamiento para contraatacar bajo la presión por tiempo. También vuelve algún minijuego en el que formar una palabra con letras sueltas, y si tu vocabulario es deficiente tendrás problemas. Hay ajustes de dificultad y en el peor de los casos podrás utilizar puntualmente una guía… pero no es esta la manera de disfrutar de Danganronpa.

Conclusiones

En cuanto a jugabilidad, Danganronpa V3: Killing Harmony es un "más de lo mismo pero mejor", con nuevas formas de rebatir teorías. Nos sigue sobrando algún minijuego dentro de los juicios y el arranque se hace un poco lento, pero es imposible no quedar enganchados a unas historias repletas de engaños, traiciones, asesinatos minuciosamente estudiados y una banda sonora electrónica notable -con remixes de melodías conocidas y otras nuevas-.

Sólo el problema del idioma impide que Killing Harmony sea una compra recomendada sin tapujos. No es de vocabulario confuso, pero leerás constantemente y los puzles –debates- se resuelven con el lenguaje. Si esto no supone un obstáculo, no dudéis en dar una oportunidad a la saga Danganronpa. Confiad en nosotros: cuanto menos sepáis del juego, mejor.

Hemos realizado este análisis con un código de descarga de la versión PS4 que nos ha proporcionado NIS America.

NOTA

8.5
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

Historia y casos imprevisibles.
La intensidad de los debates.
La música, que multiplica la tensión.

Puntos negativos

Indispensable un buen nivel de inglés.
Algunos minijuegos entorpecen los debates.

En resumen

Otro Danganronpa imprescindible para fans de la saga, las novelas visuales, el misterio y los puzles de ingenio. Eso sí, pide un buen nivel de inglés y pasión por la lectura.