X
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: HAL Laboratory
Producción: Nintendo
Distribución: Nintendo
Precio: 39,99 €
Jugadores: 1-4
Formato: Tarjeta
Textos: Español
Voces: No
Online: Sí
ANÁLISIS

Análisis de Kirby Battle Royale para Nintendo 3DS

Carlos Leiva ·
La bola rosa de Nintendo regresa con un entretenido aunque limitado spin-off centrado en el multijugador competitivo.
Versión Nintendo 3DS.

Aunque este año nos hemos quedado sin una entrega principal de la bola rosa más famosa del mundo de los videojuegos, al menos hemos podido disfrutar de varios títulos de menor escala y ambición para Nintendo 3DS protagonizados por este icónico héroe de Nintendo. Por un lado tuvimos Team Kirby Clash Deluxe, un entretenido juego gratuito centrado en el combate contra grandes jefes y enemigos, mientras que por el otro pudimos darle a nuestra materia gris con Kirby's Blowout Blast, una aventura de puzles construida a partir de uno de los minijuegos de Kirby: Planet Robobot.

Ahora le toca el turno a Kirby Battle Royale, un juego centrado en el multijugador competitivo que, a diferencia de los dos que acabamos de mencionar, sí nos llega en formato físico y a precio completo, indicándonos de esta manera que estamos ante un producto de mayor envergadura. Por desgracia, si bien el título no está nada mal, cuenta con algunos problemas que le impiden estar a la altura de lo que su orondo protagonista nos tiene acostumbrados, tal y como iremos viendo a lo largo de este análisis.

La arena de Kirby

Como decimos, Kirby Battle Royale es un juego muy orientado hacia el multijugador competitivo, por lo que nos propone enfrentarnos a otros tres jugadores en diez tipos de duelos muy diferentes en los que tendremos que cumplir una serie de objetivos para hacernos con la victoria.

La cámara suele ser cenital, como si de un The Legend of Zelda clásico se tratase, aunque hay algún que otro minijuego donde esta cambia a la lateral habitual de la serie.

Cada uno de ellos se podría considerar como un gran minijuego, ya que las reglas cambian considerablemente de uno a otro y las partidas raras veces llegan a los dos minutos de duración, por lo que todo está pensado para ofrecer diversión rápida, directa e inmediata.

Esto es algo que queda muy patente en la propia jugabilidad, ya que solo tendremos unos pocos movimientos para realizar (salto, volar, un combo básico, un golpe cargado, un ataque en salto y agarrar objetos y jugadores derribados para lanzarlos contra lo que queramos), por lo que todo es extremadamente simple y accesible, independientemente del poder que escojamos antes de la batalla (estos vienen a ser el equivalente a los personajes jugables del título).

Además, los controles responden a la perfección y Kirby cuenta con su agilidad habitual, por lo que sigue siendo un héroe muy divertido y satisfactorio de manejar. No vamos a negar que echamos en falta una mayor profundidad en su sistema de combate, especialmente si tenemos en cuenta las virguerías que hemos podido llegar hacer con cada uno de los poderes en las últimas entregas principales, aunque este defecto acaba por perder importancia en el momento que entramos en liza, ya que cada prueba cuenta con las suficientes mecánicas como para tenernos centrados en ellas y no en realizar grandes combos y movimientos avanzados.

Podremos jugar tanto por equipos como todos contra todos.

Como decimos, cada uno de los diez minijuegos nos propone cumplir una serie de objetivos bien distintos, como recolectar manzanas, hacerle daño a un gran jefe, participar en una especie de concurso o lanzarnos discos de hockey sobre hielo en una pista helada para anotar puntos golpeando al contrario, por mencionar unos pocos ejemplos.

Lo interesante es que a pesar de la simplicidad de todas ellas, siempre ofrecen oportunidades para animarnos a entorpecer al contrario y hacerle todo tipo de jugarretas, por lo que las partidas se convierten en una auténtica Battle Royale donde las tortas vuelan sin parar y donde tendremos que estar muy avispados para decidir a quién jugársela y cómo.

No es que sea un título que divierta durante horas, ya que no le habría venido mal algún minijuego más y algo más de profundidad, pero se trata de un juego muy válido y recomendable para partidas rápidas a poco que tengamos unos amigos con ganas de guerra.

Por desgracia y por irónico que pueda parecer, es precisamente aquí donde encontramos la mayor debilidad de este Kirby: la necesidad de otros usuarios para sacarle todo el partido y diversión.

Por supuesto, entre los minijuegos disponibles hay una arena centrada únicamente en el combate y en derrotar a nuestros rivales.

Sí, existe un Modo Historia para un jugador, aunque este consiste en jugar las mismas partidas del multijugador contra una IA demasiado permisiva y a la que derrotaremos sin ningún esfuerzo, incluso a pesar de que empezaremos algunas pruebas con cierta desventaja, lo que le hace perder todo el interés. También podremos jugar partidas normales contra la IA, pero sufren del mismo problema.

Para compensar todo esto, se ha añadido un Modo Online para que podamos buscar jugadores contra los que poner a prueba nuestras habilidades. La mala noticia es que el título no tiene una comunidad que lo sustente, por lo que necesitaremos esperar demasiado tiempo para conseguir llenar una sala. En nuestro caso, habiendo jugado durante su primer fin de semana, hemos llegado a esperar entre 20 y 40 minutos para poder jugar una sola partida en línea, algo que deberíais de tener muy en cuenta antes de terminar de decidiros por su compra.

Por si fuese poco, las opciones que tenemos en este modo son limitadísimas, ya que no podremos crear grupos con amigos ni partidas personalizadas, por lo que todo se resume en combatir contra desconocidos decidiendo de forma aleatoria el minijuego a jugar entre los votados por cada jugador de entre tres posibles opciones que cambian cada vez.


Esto deja el multijugador local como la única opción realmente válida y recomendada para disfrutar plenamente del juego, ya que aquí podremos decidir si queremos luchar todos contra todos o por equipos, el número de partidas seguidas que queremos jugar, si añadimos bonificaciones o no, etcétera.


Además de recoger objetos, también podremos agarrar a los rivales que derribemos para usarlos como armas arrojadizas.

Evidentemente, esto significa que tendremos que buscarnos otros tres amigos con sus respectivas Nintendo 3DS y quedar con ellos para batirnos el cobre, algo que probablemente no esté al alcance de todo el mundo. Lo bueno es que se ha incluido un Modo Descarga, por lo que solo nos será necesario un único cartucho para jugar en local. Eso sí, si optáis por esto tened en cuenta que no tendréis todas las opciones disponibles, por lo que solo disfrutaréis de una parte limitada del juego.

Gráficamente no decepciona y nos deja con un buen apartado técnico y artístico, donde destacan los modelados de los personajes y las animaciones de Kirby, así como el detalle y mimo que se ha puesto en cada uno de los escenarios. Eso sí, resulta curioso que se haya prescindido de incluir un efecto 3D para la ocasión, ya que los juegos de la bola rosa han sido de los que mejor provecho han sabido sacarle a esta característica de la consola.

A medida que juguemos conseguiremos monedas con las que comprar accesorios, poderes y otros coleccionables.

Por supuesto, el sonido no puede fallar en un título de Kirby, ya sea de la serie principal o un spin-off, y en este caso no iba a ser menos, regalándonos una potente banda sonora muy animada y con temas muy pegadizos que nos costará sacarnos de la cabeza. Los efectos también rallan a un buen nivel y los gritos de nuestro héroe siguen siendo los mismos de siempre, por lo que poca pega podemos poner en este apartado.

Conclusiones

Kirby Battle Royale es un juego muy entretenido y divertido para jugar con amigos y echarse unos buenos "piques", pero, por desgracia, esto acaba limitándose a los modos locales, ya que las modalidades para un jugador aburren rápidamente y el multijugador online no solo tiene una comunidad extremadamente escasa, sino que encima solo nos deja jugar contra desconocidos en partidas aleatorias.

Es una auténtica pena que casi no haya nadie para jugar en línea y que su Modo Historia sea tan anodino y aburrido, ya que de haber funcionado correctamente estaríamos hablando de un producto mucho más redondo y que recomendaríamos sin demasiadas reservas. Pero, por ahora, solo os animamos a que os hagáis con él si sois muy fans del personaje o si tenéis seguro que vais a disponer de gente para jugar en vuestro grupo de amigos.

Hemos realizado este análisis gracias a un código de descarga que nos ha facilitado Nintendo.

NOTA

6
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

Todos los minijuegos son divertidos, rápidos y frenéticos.
Su multijugador local con amigos ofrece piques asegurados.
A nivel audiovisual mantiene todo el encanto de la saga.

Puntos negativos

Sus modos para un jugador resultan muy aburridos.
La comunidad online es prácticamente inexistente en estos momentos.
Faltan opciones de juego en línea.

En resumen

Kirby regresa con un spin-off muy divertido para jugar con amigos de forma local, pero que carece de comunidad online y modos interesantes para un jugador.